Mis cosas
http://miscosas.espanaforo.com/gatito-y-perrito-h1.htm

Mis cosas

ÍndiceCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 La Gran Caza De Brujas En Europa Entre 1450 Y 1750

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Freya
Admin
avatar

Mensajes : 851
Fecha de inscripción : 09/02/2010

MensajeTema: La Gran Caza De Brujas En Europa Entre 1450 Y 1750   Dom Jul 03, 2011 5:21 am

La Gran Caza De Brujas En Europa Entre 1450 Y 1750




Al final de la Edad Media, cuando se descubren nuevos territorios allende los mares, en el momento en que el misticismo medieval deja paso al Humanismo, y en algunos lugares empieza a cuestionarse la forma de vida y el sistema político económico y social que se había seguido hasta entonces, todos los cambios parecen apuntar a la inminente disipación de la supuesta oscuridad en la que los territorios occidentales hasta entonces conocidos estaban sumidos. Digo supuesta porque ni lo primero -la Edad Media- fue tan malo, ni lo que lo siguió -el Renacimiento- fue tan aperturista y liberador como se nos cuenta. Porque en un contexto como este, de pretendidos cambios y evolución, racionalismo y búsqueda del equilibrio, se hace aún más difícil entender cómo pudo llegarse a una situación como uno de los genocidios más brutales del mundo occidental.

Por supuesto que en la Edad Media se persiguieron, juzgaron y ejecutaron brujas, y no pocas. La Inquisición perseguía la herejía, y aunque la mayor parte de los procesos que se llevaron a cabo tenían más que ver con seguidores de otras religiones (musulmanes, otomanos, vikingos, etc.), se supo que también hubo procesos contra individuos que respondían a cargos inculpatorios en juicios de brujería. En Francia, por ejemplo, la presencia de los Templarios y los Cátaros se tradujo en la multiplicación de acusaciones de sodomía, Satanismo y hechicería. Además, los otros reinos cristianos se veían amenazados por agentes procedentes de distintos orígenes: la invasión musulmana en las tierras del Mediterráneo, la peste bubónica, y los demás contratiempos llevaron a un estado de histeria colectiva que se ancló con fuerza en las mentes de la gente.

A esto debemos sumarle, como no, el conflicto religioso entre Protestantes y Católicos que se extendió hasta la Guerra de los Treinta Años. Muchos podrían afirmar que la caza de brujas de Europa fue consecuencia de la moral católica y el poder del estamento clerical que ésta ejercía en Europa. Pero nada más lejos de la realidad. La Reforma protestante estaba surgiendo en Europa en esos mismos años y los mismos territorios en los que el azote de la Caza de brujas se estaba cobrando también vidas. El Protestantismo y calvinismo condenó también en su momento cualquier connotación que pudiera relacionar religión con prácticas no ortodoxas, cosa que llevó a sus defensores a una especie hiper-suspicacia. De hecho, parece como si hubiera habido una competición entre los territorios católicos y los protestantes para ver dónde se ejecutaban más brujas.

Pero basándonos en lo básicamente espiritual, es necesario afirmar que mientras que en el Catolicismo aún se pueden hallar trazas de superstición y ritual que tienen sus raíces de forma indudable en el folklore precristiano, el protestantismo se encargó de aniquilar cualquier referencia anterior, combinándolo con las nuevas tendencias humanistas, que pretendían inicialmente acercarlo a una postura más racional. No hay que olvidar, pero, que fruto del protestantismo europeo, posteriormente radicalizado en el puritanismo llevado al nuevo continente, también supuso consecuencias similares para las poblaciones de las nuevas colonias; sin más necesidad de ejemplo que los procesos de Salem entre 1692 y 1693.

Finalmente, es importantísimo remarcar que fue durante el punto culminante de la caza de brujas cuando Europa se vio sumida en una pequeña Edad de Hielo, motivo por el cual las cosechas fallaban de forma casi sistemática en algunos lugares. La sociedad pedía responsables, y los poderosos no dudaron dos veces en crear un concepto lo suficientemente versátil y difícil de limitar para hacerlo blanco de todos los problemas que hubiese: la bruja.

Y el pueblo, ávido de una cara a la que apuntar y señalar, recibió la bruja sin pensarlo dos veces.

Los inicios

Si hubiera que definir un momento y un lugar de inicio para la locura que supuso a nivel de fenómeno social la caza de brujas en Europa, lo más acertado sería establecerlo en los territorios de los Alpes occidentales en 1430, cuando se celebra en Suiza el Concilio de Basel. En ese concilio se empezó a dar forma a el concepto de bruja satánica que presidiría todos los juicios y cuya concepción aún sigue vigente en nuestro subconsciente. Ese concepto, salido de un cúmulo de prácticas de muy diversa índole, junto con los desvaríos de “expertos” teólogos de la época, se propagó hasta el Vaticano, y por extensión, hasta sus seguidores. Un fruto directo del nacimiento de la idea de bruja satánica que saldría de esa primera etapa sería uno de los textos claves de la Caza de Brujas en Europa: el Malleus Maleficarum.

Sus autores y promulgadores también pidieron al papa que lanzara la bula llamada Summis desiderantes affectibus en 1484, a partir de la cual se reconoce de forma oficial la existencia de la brujería y las brujas, y a partir de la cual se insta y permite la caza y juicio de estas, incluyendo cualquier método que resulte favorable para destruirlas. Un dato curioso sobre la primera bula papal contra la brujería es que se define a las practicantes de esas artes como mujeres capaces de practicar el aborto y ayudar en tareas de contracepción.

Aún así, no fue necesario esperar a 1484 para empezar a perseguir supuestas brujas. Los primeros procesos contra la brujería llevados a cabo en masa tuvieron lugar en las regiones alpinas de Suiza y Francia, cerca del 1450. A partir de esos primeros procesos, los juicios se extendieron por territorio germánico, francés y parte de la costa este de la península ibérica. A consecuencia de esta primera oleada se elabora el primer “tratado” moderno sobre brujería: el Fortalitium fidei, escrito el 1458, que también resultaría ser un digno precedente para el alemán Malleus Maleficarum, de 1486.

La segunda ola



El momento cumbre de la caza de brujas en Europa se sitúa, según la mayoría de historiadores, entre 1580 y la primera mitad del siglo XVII. En ese período sería cuando se llevaron a cabo procesos masivos, sobretodo en Alemania. También de ese período datan la mayoría de acusaciones de brujería y juicios llevados a cabo en Escocia, como en el poblado de North Berwick en 1590 y el resto de los territorios británicos. En Catalunya, por ejemplo, se sabe que sólo en la primera mitad del siglo XVII (los primeros veinte años), se llevaron a cabo más de 400 ejecuciones. También a este período pertenecen los procesos de Zugarramurdi y otros territorios vascos en 1609 y 1610.

Los procesos colectivos más importantes en áreas geográficas:


Alemania y Austria:
-Juicios de brujas en Trier (1581-1593): 368 ejecuciones como mínimo, la totalidad de víctimas mujeres. La extensión de tal locura fue tan grande que hubo pueblos en los que sólo quedaron una o dos mujeres vivas.
-Juicios de brujas en Fulda (1603-1606) 205 personas ejecutadas, todas ellas mujeres quemadas vivas.
-Juicios de brujas en Würzburg (1626-1631): 900 ejecuciones en todo el territorio.
-juicios de brujas en Bamberg (1626-1631): entre 300 y 600 personas ejecutadas.
-Juicios de brujas en Salzburgo, Austria (1675-1690)
Islas Británicas:
-Juicios de brujas en North Berwick (1590)
-Juicios de brujas en Pendle, Lancashire (1612)
-Juicios de brujas en Bury St. Edmunds, Suffolk (1645): facilitado por Matthew Hopkins, el mítico Witchfinder General
-Juicios de brujas en Bideford, Devon (1682): el último juicio contra brujas en Inglaterra
-Juicios de brujas en Islandmagee, Irlanda (1710-1711): último juicio en Irlanda.
Francia y Suiza:
-Juicios de brujas en Valais (1428-1447): en la cual se juzgaban acusados tanto de brujería como de casos de licantropía.
Países escandinavos:
-Juicios de brujas en Torsaker, Suecia (1675) : en los cuales se llegaron a ejecutar 71 personas en un solo día.

Cifras de ejecuciones estimadas:

-Colonias de América: 35-37
-Alemania: 17.000-26.000 (8.000 confirmados)
-Austria: 1.500-3.000
-Bohemia: 1.000-2.000
-Dinamarca: 1.000
-Escocia: 1.100-2.000
-Inglaterra y Gales: 300-1.000
-Francia: 5.000-6.000
-Hungría: 800
-Italia: 800
-Polonia: 1.000-5.000
-Suiza: 4.000-5.000

El declive
Así pues, una vez cometidas un sinfín de injusticias y aberraciones en nombre de la religión y amparándose en el nombre de Dios, ¿cómo pudo terminar toda aquella locura? ¿Acaso se quedaron sin gente a quien inculpar y juzgar? En el centro de Europa y en el Mediterráneo, a partir de 1670-1680, pareció como si todos esos juicios y persecuciones jamás hubieran existido. Mientras, en la periferia septentrional y los países más fríos del norte, la caza de brujas daba los últimos coletazos de vida.

Gran parte de la responsabilidad de ese fin recayó en individuos que decidieron manifestarse en contra de los procesos, juicios y acusaciones de diversas formas. Un ejemplo bastante curioso es el del matemático alemán Johanes Kepler, inventor de la teoría del movimiento de los planetas, cuya madre fue acusada de brujería, pero a la cual finalmente pudo salvar usando su influencia. Junto con Kepler, surgieron iniciativas a veces colectivas, incluso desde el mismo seno de la iglesia. Pero a eso debemos unirles varias razones: la mejoría de las condiciones de vida de muchas personas gracias a las consecuencias del descubrimiento de nuevos territorios en América, lo que facilitó la búsqueda de nuevas oportunidades. También el fin de la Peste, así como la consolidación de las nuevas vertientes religiosas y la promulgación de tratados que admitían el pluralismo religioso ayudaron a dejar de buscar chivos expiatorios para curar sus consciencias.

Ya a partir de entonces, muchos países empezaron a aprobar leyes para parar la Caza de Brujas, por las cuales pasaba a ser ilegal. Ejemplo de eso es Gran Bretaña, que en el año 1735 se ratificó la Ley de la Brujería, según la cual la brujería no constituía un delito por el cual pagar con la propia vida.

Con todo, el largo tiempo durante el cual duró la Caza de Brujas en Europa, se celebraron según muchos historiadores una media de 100.000 juicios, de los cuales 60.000 personas pudieron llegar a ser ejecutadas. Eso sí, cuando hablamos de ejecuciones registradas (que fue menos cantidad) “sobre papel” la cifra pasa a ser de casi 15.000 personas.

¿Quiénes fueron las víctimas?


Sería tan falso afirmar que sólo se quemaron brujas (o sea, que los procesados eran culpables), como afirmar que sólo se quemaron mujeres que entendían de herbología, o mujeres en general. Es un falso tópico muy extendido el que afirma que las únicas víctimas de la caza de brujas fueron mujeres, pero es sin duda remarcable que casi el 75% de las víctimas lo fueran. Sin duda, hablamos de una sociedad en la que el papel de la mujer estaba absolutamente devaluado, pero la caza de brujas no se debe a que la gente persiguiera a las mujeres por practicar ritos paganos (en la amplísima mayoría de casos), sino porque el sistema dejaba a la mujer como el ser más débil de la ciudadanía, y como chivo expiatorio lo más fácil es escoger a aquél que no tiene formas de defenderse.

Tanto hombres como mujeres acusados de brujería pertenecían a un estamento muy bajo o medio-bajo de la sociedad. Sería raro ver jamás a un noble o una persona con buena reputación siendo impugnado en un juicio por brujería. De nuevo, todo parece indicar que se culpaba por defecto al más débil.

A modo de conclusión
No debiera confundirse JAMÁS la Caza de brujas de Europa con la Brujería tradicional en Europa, y tomar ambas como parte de un continuo sólo nos lleva a equívoco. ¿La brujería existió en Europa? Por supuesto que sí. ¿Esa iconografía pseudo-satánica de la brujería fue resultado de antiguas prácticas precristianas, convertidas por la iglesia en culto al diablo? Muy posiblemente, sí, aunque no debemos olvidar que en aquellos puntos en los que no logró demonizar determinadas prácticas, el Cristianismo se las apropió. Pero, ¿significa eso que había brujas en Europa de una forma tan absolutamente extensa que llegaron a llamar la atención de la gente y eso inició un proceso global y unitario para acabar con ese fenómeno? Lo siento mucho, pero no. La brujería tradicional en Europa apenas tiene relación con la Caza de brujas que hubo en esos tiempo. La interpretaciones neopaganas y feministas del fenómeno a veces aportan datos de interés, pero se les somete a una lectura poco acurada históricamente que hace que, sospechosamente, todo “cuadre”
Volver arriba Ir abajo
http://miscosas.espanaforo.com
 
La Gran Caza De Brujas En Europa Entre 1450 Y 1750
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Sigue la caza de brujas en la Argentina
» Trinity a Tierra, Rafapal, efecto dominó ¿empieza la caza de brujas?
» Gobierno jugado a Todo o Nada: Intensifica Caza de Brujas
» Caza de brujas en España por supuesto enaltecimiento del terrorismo
» Comienza la caza de brujas

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Mis cosas :: Tradiciones y enseñanzas :: Conocimientos varios-
Cambiar a: